BIENVENIDO

Descripción

El hombre de Dios Dr. David Owuor, es EL PROFETA de los últimos tiempos del Señor. Profeta Dr. Owuor predica el mensaje eterno del Arrepentimiento y la Santidad en la preparación para el arrebatamiento de la iglesia, ordenado por nuestro Señor Jesucristo.(Lucas 24:46-47) El Señor lo está enviando a todas las naciones para preparar el camino del Señor a la iglesia de Cristo (la novia de Cristo) en Arrepentimiento, Santidad y Justicia, lista para el rapto glorioso, y para profetizar los señales del fin del mundo tal como terremotos, guerras, hambrunas, inundaciones y aflicciones (Mateo 24:3-7).

En la mayoría de las reuniones de avivamiento históricos y poderosos y conferencias por todo el mundo; ojos de los ciegos se han abierto, ojos creados, ciegos ven, los oídos sordos se han abierto, paralíticos han caminado, las personas han sido bautizados por el Espíritu Santo, la GLORIA SHEKINAH DE DIOS ha descendido en las reuniones y millones de personas se han entregado al Señor. Este es el avivamientos de los últimos tiempos y este último derramamiento del Espíritu Santo profetizado en la Biblia. Tal como en la Santa Biblia es profetizado.

Mal 4:4-6;Hch 3:17-26; Deu 18:15-19

El Dr. Owuor es la persona que Dios esta usando para advertir al mundo de la pronta venida de Señor, el profeta fue quien advirtio del juicio que venia a Asia cuando sucedio el Tsunamis en 2004, igualmente 2005 cuando advirtio a los Estados Unidos que se apartaran del pecado sexual, porque veia un juicio de Dios con inundación, cuando sucedio el Terremoto y tsunamis de Chile, el ya había advertido a esa nación que se arrepintieran porque venia juicio a esta nación de Chile, el Terremoto de Haiti, Terremoto y tsunamis de Japon, inundaciones en México recientemente, desastres y angustias en aviación, volcán de Islandia.

Las palabras pronunciadas por los verdaderos profetas en la Biblia siempre se cumplieron. El Señor también ha trabajado a través de él para sanar todo tipo de enfermedades bajo el sol, que incluyen la lepra y los VIH / SIDA. para ver mas aqui esta el

sábado, 31 de octubre de 2009

ESTIMONIOS DE EX TESTIGOS DE JEHOVA RENNE Y TRISH

.: RENEE

ReneeMi nombre es Renee y crecí en un pueblo pequeño en Idaho, con una población de 600 habitantes (quizás). Mi madre, mi hermana y nuestro vecino éramos los únicos testigos de Jehová en el pueblo de Horseshoe Bend. Mi padre no era testigo de Jehová y a pesar de que abusó de nosotras, mi madre permaneció con él porque los ancianos veían al divorcio como “una inmundicia.”

Mi madre se convirtió en testigo de Jehová después de casarse con mi papá y por estar a 45 minutos del Salón del Reino más cercano, siempre nos daban el territorio de Horseshoe Bend para el ministerio de puerta en puerta. Todos nos conocían y siempre envolvían nuestra casa con papel higiénico (como broma pesada), especialmente en tiempos de Halloween. Mi madre nos decía que los verdaderos discípulos y “testigos de Jehová” serían perseguidos por causa de su fe. Crecí con esta idea sin conocer nada más.

El ir a la escuela era un desafío. Tal como me enseñaron que recibiría “persecución” por mi fe, mis compañeros me odiaban y no tenía amigos. Mi hermana siempre tenía la nariz metida en un libro, de manera que tuve que arreglármelas sola. Los testigos de Jehová me desanimaron a practicar deportes y nuevamente mis compañeros de clase se burlaron de mí. Aún cuando me sentía sola, sabía que estaba haciendo lo correcto.

Después de graduarme, me casé con un testigo de Jehová y vivimos en el pueblo vecino llamado Emmett. Servíamos juntos como “Precursores Regulares” (ministerio de puerta en puerta de tiempo completo) y trabajábamos de noche como conserjes para mantenernos bien económicamente. Trabajamos para un anciano en la organización Watchtower. Después de dos años y medio de matrimonio, mi esposo testigo de Jehová me dejó por otro hombre, ¡y yo estaba devastada! Aún cuando era una “Precursora Regular,” me sentía vacía. Mis “amigos” aún eran amables conmigo, pero si sentí un cambio.

Pronto caí en una depresión y después de que mi ex-marido fue excomulgado de la organización, yo también fui excomulgada en base a acusaciones basadas en rumores. No se me dio ninguna oportunidad para defender mi caso. Me sentí abandonada no sólo por mis “amigos,” ¡sino que ahora por Jehová mismo! Continué orando diciéndole: “hice todo lo que me pediste. ¿No fui fiel y verdadera? ¿Cómo pudiste hacerme esto?” Entre más trataba de regresar a la organización, algo siempre me lo impedía. Asumí que era el mismo Satanás apartándome de “la Verdad.” Entonces me convertí en una persona promiscua para probarme a mí misma que yo no era la causa de que mi marido me dejara de la manera en que lo hizo.

Luego, mi mamá decidió apartarse de mí y mi hermana hizo lo mismo. En ese entonces mi papá ya no vivía en casa (aún cuando no estaban legalmente divorciados), y para poder regresar con mi mamá, decidió hacer lo mismo en rechazarme. Él aún no es testigo de Jehová hasta el día de hoy.

En 1996 conocí a Joe, quien sería mi futuro esposo. (¡En el año 2007 cumplimos 10 años de casados!) No fue realmente grandioso al principio. Éramos compañeros de tragos y pasamos muchas noches interminables discutiendo. Parecía que no podíamos estar de acuerdo en nada. Un día nos sentamos y él me dijo que si no nos poníamos de acuerdo en algo, nuestro matrimonio terminaría. De lo que aprendí, sabía que Jehová aborrecía el divorcio y yo no quería vivir de la manera en que mis padres lo hicieron. Así que acordé en asistir a la iglesia con él.

Cuando llegué a la “iglesia,” sentí como si estuviera en la “casa del diablo,” tal como afirmaban los testigos de Jehová. Con gotas de sudor deslizándose por mi rostro, sabía que ya no tendría la oportunidad de obtener el favor de Jehová. Dado que los testigos de Jehová creen que todas las demás religiones son falsas y que nadie más usa el nombre de Dios, perdí la esperanza de volver a la organización Watchtower. Pensé que moriría en esta iglesia de la manera en que la organización me había advertido, ¡pues yo estaba en la misma “gran Babilonia”!

El temor se apoderó fuertemente de mí, hasta que el predicador comenzó a enseñar acerca de todos los nombres de Dios y lo que estos significaban. No tan sólo mi boca cayó de golpe hasta el suelo, sino que de pronto también mis ojos se llenaron de lágrimas. Los testigos de Jehová me habían enseñado que nadie más usaba el nombre de Dios, pero aquí estaba este predicador, ¡hablando acerca de los nombres de Dios!

Yo lloré silenciosamente en mi asiento, deseando ser la primera en huir de allí a la velocidad de la luz cuando todo terminara. Después de la oración final, en cierto sentido estaba preparando mis zapatos de carrera, cuando la señora de enfrente me preguntó si quería charlar. Todo dentro de mí estaba diciendo ¡¡NO!! ¡¡NO!! ¡¡HUYE!! ¡¡HUYE!! Pero la palabra que salió de mi boca fue: “¡Si!” Ella me llevó a una escalera en espiral detrás del podio de la iglesia. Allí me habló acerca de Jesús, ¡el VERDADERO Jesús! Alguien que murió por mí, no el de la Watchtower que era sólo un hombre que necesitó equilibrar la balanza del pecado. Ella habló del Jesús REAL quien, cuando fue a la cruz, pensó en mí y dijo: “Renee, moriré por ti para que tú vivas.” “¡OH!” fue todo lo que pude decir después de que fui salva ese día, ¡11 de enero de 1998!

Cuando me paré junto a Joe y anuncié que Jesús me había salvado y que todo lo que tuve que hacer fue esperar en Él y aceptar su regalo, lloramos juntos. Me di cuenta que ahora no era yo quien lo estaba esperando a Él. Fue Jesús quien me estaba esperando a mí para que tomara su mano y eso fue TODO lo que tenía que hacer.

Fui excomulgada de la organización Watchtower en 1995 y le agradezco al Señor por aquello que en ese entonces creí que era una tragedia. ¡Ahora lo veo como una bendición! He perdonado a mi mamá, a mi hermana e incluso a mi papá por tomar la decisión de no hablarme, pero ahora tengo una fe nueva, que si Dios mismo me pudo cambiar (la más obstinada de todos) entonces Él ciertamente puede cambiarlos a ellos, aún si eso tarda una vida entera. ¡¡Yo esperaré!!

Aunque los hermanos de mi papá y el hermano de mi mamá regularmente se comunican conmigo (ellos no son testigos de Jehová), ¡el Señor me ha dado muchas más madres, hermanas y padres espirituales para compensar por todo lo que perdí con mi familia! Mi esposo, nuestros dos hermosos niños y yo vivimos ahora en Virginia. Servimos al Señor con mentes abiertas y corazones amorosos. ~Gálatas 2:20: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.”
~ Con mucho amor y oraciones para ustedes… Renee


...

Trish.:TRISH

Fui testigo de Jehová por 42 años. Literalmente, nací y crecí en la organización. Mi padre fue bautizado cuando era joven pero estuvo apartado. Luego regresó a la organización cuando él y mi madre comenzaron nuevamente a estudiar, poco antes de que yo naciera. Mi bisabuela era uno de los 144,000 “ungidos,” ¡así que mis antecedentes son extensos!

Soy la menor de cinco hijos, y una entre muchos primos. Todos vivíamos en el mismo vecindario, asistíamos a las mismas escuelas e íbamos al mismo Salón del Reino. Todo esto realmente facilitaba el que todos se vigilaran mutuamente, y que también se delataran cuando alguien no estaba siguiendo las reglas. Adivinen quién era la que usualmente fallaba. No, no era yo. A mí me aterraba hacer escándalo y que alguien pensara que yo no era la persona que ellos pensaban. ¡Y yo había visto lo que les sucedía a las personas así! Era una de mis hermanas. Ella siempre estaba desafiando las reglas y la autoridad, saliendo a escondidas para estar con chicos. A ella la clasificaron de loca y con necesidad de medicamentos.

Aún cuando era muy joven, yo sentía que algo no estaba muy bien con esta organización. Usaban palabrería con conceptos tales como, “Los hijos son un regalo del Señor” (Salmo 127:3), pero en realidad los trataban como si fueran una tremenda carga, citando la Escritura que dice, “¡Ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días!...” ¡insinuando que no deberíamos estar teniendo hijos! Bien, entonces ¿cuál escritura era la correcta? Y si uno hacía este tipo de preguntas de manera intencionada ¡era señalado como un problemático! Yo traté de permanecer callada con mis preguntas y mis dudas, pero siempre me sentía como un fraude, ¡YO QUERÍA ser como mis amigos! ¡Quería tener un pastel de cumpleaños y regalos en la Navidad! Cuando escuchaba los himnos que cantaban en el programa de Lawrence Welk, ¡me fascinaban esas canciones! ¡Esa música realmente me hablaba!

Cuando tenía 18 años de edad, me casé con un hombre con el que permanecí casada por 24 años, tuvimos 4 hijos y también sufrí 5 abortos. No fue un matrimonio feliz, pues existían muchos problemas de abuso emocional y verbal, algo que la organización no aprueba por completo, pero tampoco hacía algo por combatirlo o remediarlo. Finalmente decidí que cualquier organización que quisiese tolerar este tipo de conducta no me necesitaba más. Tuve que dejar a mi esposo, él podía quedarse con la custodia de la religión, ¡yo me quedaría con los niños! Mi esposo y los ancianos habían dejado perfectamente en claro que yo nunca estaría a la altura de los estándares que Jehová había establecido, y que de ninguna manera sobreviviría el Armagedón, así que, ¡para qué golpear más mi cabeza contra la pared de ladrillo! Aún sentía que las demás religiones tenían un origen satánico, así que con seguridad, no iba a volverme a ninguna de ellas, ¡pero no había ninguna razón para no comenzar a tener, finalmente, un poco de diversión!

Mientras yo me “divertía,” el Señor puso en mi camino a un hombre cristiano muy amoroso y gentil, que asistía a una iglesia cristiana llamada Calvary Chapel (Capilla Calvario). Después de salir con él por un poco de tiempo, decidí “aventurarme” e ir con él a uno de sus servicios. Sorprendentemente, ¡el techo NO se desplomó encima de mí! Lo que ellos estaban enseñando era directamente de la Biblia, versículo por versículo -ellos no necesitaban 22 párrafos con notas al pie de página, referencias y opiniones para explicar una escritura de dos versículos, ¡como siempre lo hacían en la Organización Watchtower! Lo que más me impresionó fue cuando el pastor dijo que no era el trabajo de la iglesia hacerle de policía. Su trabajo consiste en decirme lo que es el pecado, ¡y el trabajo del SEÑOR es mostrarme en qué debo cambiar!

Para muchos de nosotros, dejar la organización ha requerido una investigación exhaustiva, largas listas de textos comparativos de las Escrituras que mostraran las discrepancias entre las enseñanzas de la Sociedad Watchtower y la verdad Bíblica. Para mí, la cosa fue un poco más sencilla. Cuando estábamos leyendo Juan 1:1, donde dice “…el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios,” y yo sabía que la Biblia de los testigos de Jehová decía “la Palabra era UN dios,” se encendió un foco de luz en mi cabeza y me percaté que, teológicamente, ¡ellos tenían un problema! Si la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era UN Dios, y existe sólo UN único Dios verdadero, entonces Jesús es un dios falso, o ellos son culpables de adorar a más de un dios, o... ¡JESÚS ES DIOS! Por supuesto, no iba a abandonar todo lo que siempre había creído por causa de un versículo, pero ciertamente fue el catalizador. Sentí que me estaba dando cuenta de que toda la cosa era como una lasaña. Ahora sabía que el queso (la manera en la que ellos tratan a sus miembros) estaba mal, la carne (la teología) estaba mal, y los fideos (sobreviví a las profecías fallidas, como la de 1975) estaban mal. ¿Iba yo a tratar de rescatar la salsa? ¡De ningún modo! ¡Era tiempo de comenzar nuevamente con ingredientes nutritivos y dadores de vida, con enseñanza sana basada en la Biblia y con un verdadero entendimiento de quién es Jesús y lo que Él hizo por mí!

Fue por este tiempo que me sentí obligada a dar mi vida, mi corazón, todo lo que tenía al Señor, ¡era lo menos que podía hacer después de todo lo que Él me había dado! ¡Me dio vida, me dio esperanza, me dio libertad de la opresión y la esclavitud de una religión legalista en la que había vivido con miedo durante toda mi vida! ¡Y en el camino me dio por esposo aquel hombre amoroso y gentil! ¡Todos los días le agradezco al Señor por la gracia que me llevó a Él!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sus comentarios seran bien recibidos siempre y cuando tenga moderacion